Top

Ocho lugares alternativos para conocer Madrid

Madrid Travel Bloggers / Recomendaciones viajeras  / Ocho lugares alternativos para conocer Madrid
lugares-alternativos-madrid
6 Mar

Ocho lugares alternativos para conocer Madrid

Pasear por el Retiro, pisar la Puerta del Sol o fotografiar la Puerta de Alcalá. Todo turista debe pasar por estos iconos de Madrid, pero hay otros lugares atlternativos que te permitirán conocer un poco más la esencia de la ciudad. Aquí tienes ocho propuestas de los socios de Madrid Travel Bloggers.

Castillo de la Alameda de Osuna, por Pasaporte a Wonderland

lugares-alternativos-madrid

Castillo de la Alameda de Osuna.

Uno de los secretos mejor guardados de nuestro barrio, la Alameda de Osuna, es el llamado Castillo de la Alameda de Osuna o Castillo de Barajas. Gran desconocido, ha sido restaurado en los últimos años para, por fin, formar parte de la historia de Madrid. Se encuentra a unos minutos de la puerta sureste del Parque Juan Carlos I, en una zona tranquila, solo de paso para los propietarios de las casitas adosadas que miran al castillo.

El castillo es uno de los pocos restos de la arquitectura militar del siglo XV que más adelante se transformó en un palacio con jardín que ocuparían los Condes de Barajas. Ha sido testigo de muchos momentos de la historia antes y después de lo descrito. Bajo el mismo, se encuentran yacimientos de la Edad de Bronce, remontándose a esa época los restos de sus antiguos asentamientos. Durante la Guerra Civil, también tuvo su protagonismo, sirviendo de fortín en esta zona, retaguardia del frente del Jarama.

Antes de restaurarlo y así darle la importancia que se merece, alguien nos contó que allí había un castillo donde estuvo encerrado Cervantes. Leyenda urbana o no, no parece haber constancia de este hecho por escrito pero los vecinos de la Alameda aseguran que es así. Sin duda, es un punto de Madrid dotado de grandes historias y de alguna leyenda.

Nuestra sugerencia sería combinar la visita al castillo y al parque de El Capricho. Un picnic en el parque Juan Carlos I y, si hay suerte, ver alguno de los bonitos atardeceres de Madrid desde allí, pueden completar un día muy diferente sin salir de Madrid.

Parque de El Capricho, por Un blog de Palo

lugares-alternativos-madrid

Parque de El Capricho.

Madrid es una de esas ciudades que nunca duerme, siempre abarrotada, dinámica y viva hay días que parece difícil encontrar un lugar tranquilo donde disfrutar de paz. Uno de los lugares de Madrid que más me gusta ya que en él encuentro ese paréntesis en la imparable rutina madrileña es el Parque del Capricho. Este gran parque madrileño es un espacio natural que tiene un gran pasado histórico. Por ello, lo considero uno de los parques históricos de Madrid junto con otros como la Quinta de los Molinos, los Jardines Sabatini o el mismísimo parque del Retiro. Entre estos lugares que combinan historia y naturaleza destaca, para mí, El Capricho.

Está situado en el barrio de la Alameda de Osuna, lugar que cuando se creó el parque estaba lejos del centro de la ciudad entre campos y dehesas. El parque del Capricho cuyo origen se remonta al final del siglo XVIII es, por tanto, uno de los más antiguos de Madrid. La duquesa de Osuna fue la mecenas de este parque que tiene unas 14 hectáreas de extensión y en el que se encuentra un maravilloso palacio del siglo XVIII que tiene previsto abrir sus puertas como museo durante este año.

A lo largo del parque se sitúan varios y diversos jardines: el de estilo francés, el inglés y el italiano. Uno de los elementos más interesantes y presentes a lo largo del jardín es el agua, con fuentes y un gran estanque principal. Además del palacio hay algunas otras expresiones arquitectónicas como el Templete de Baco, sin duda, uno de los lugares más fotografiados por los visitantes del parque. El lugar más curioso de este Parque romántico es el Bunker de la Guerra Civil, uno de los que se construyó en Madrid y cuya función era servir de refugio cuando el palacio neoclásico se convirtió en Cuartel General de Defensa. El Parque del Capricho es uno de los rincones más tranquilos y peculiares de Madrid, su única pega: solo está abierto durante los fines de semana y festivos.

La Estación Fantasma de Chamberí, por Aprendizaje Viajero

lugares-alternativos-madrid

Estación Fantasma de Chamberí.

Una de las cosas que más me gusta de Madrid es que en ella caben tantas historias como calles la recorren. Pero lo que no sabe mucha gente es que esas “calles” no siempre están visibles. Esas calles tampoco se encuentran en sitios rebuscados o poco transitados, a veces están justo ahí, en lugares tan icónicos como el barrio de Chamberí.

Justo en las entrañas de este barrio localizamos uno de esos lugares ocultos y congelados en el tiempo que nos maravillan y erizan el pelo a partes iguales, la llamada “estación fantasma de Chamberí”.

Fue inaugurada en 1919 como una de las estaciones de la primera línea de metro de la ciudad, que por aquel entonces contaba con ocho paradas. El aumento de pasajeros que suponía cada nuevo año desencadenó en el cierre de esta línea en 1966, ya que no era viable su adaptación a los nuevos requerimientos -estaciones de 90 metros en lugar de 60 metro.

A partir de ese momento y durante más de 40 años, esta estación permaneció impertérrita al paso del tiempo, de nuevos trenes y de algún que otro visitante nocturno. Fue, por fin, en agosto de 2006 cuando se decidió empezar las obras de mejora y rehabilitación de la estación para transformarla en el museo que se puede visitar hoy en día.

Actualmente, hacer una visita a esta estación fantasma es una de las mejores cosas que se puede hacer en Madrid, ya que conserva intacto mucho del mobiliario y de la decoración de principios del siglo XX. Se puede visitar de manera gratuita los jueves de 10:00 a 14:00, los viernes y sábados de 10:00 a 19:00 y los domingos de 10:00 a 15:00. ¿A qué esperas para conocerla?

El Mercado de Motores, por I am a passenger

lugares-alternativos-madrid

Mercado de Motores. (FOTO: www.esmadrid.com)

¿Existe en Madrid un lugar en el que puedas comprar quesos, mermeladas o chocolates artesanales, gafas de sol de diseño, ropa vintage y muebles antiguos en un mismo espacio? ¿Un lugar en el que, después de las compras, puedes tomarte una cerveza fresquita, mientras comes algo de street food y escuchas música en directo? ¿Un lugar donde además puedes visitar trenes antiguos y descubrir su historia?

Existe.

Cada segundo fin de semana del mes, en el Museo del Ferrocarril se celebra el Mercado de Motores, un evento de entrada gratuita que aúna gastronomía, venta de productos de diseño y de artesanía, de ropa y muebles de segunda mano, música en directo, y las opciones más variadas de street food, desde crepes hasta croquetas, pasando por hamburguesas, arepas, nachos e incluso helados.

Por si esto fuera poco, puedes hacer visitas guiadas a los trenes antiguos que se exponen en el museo, participar en su karaoke, dejar a tu perro en su guardería para perros y disfrutar de un espacio para niños en el que incluso pueden montar en un tren de su tamaño.

Si estoy en Madrid, suelo visitarlo en cada edición y, aunque no todos los meses compro algo, siempre caen un par de cervezas Mahou y algo de picar mientras escucho al grupo de música que actúe en esa edición. ¡Un plan perfecto para el sábado o domingo!

El Mercado de Motores se celebra en el Museo del Ferrocarril, Paseo de las Delicias 61 (metro Delicias, línea 3), y su horario es sábados de 11.00 a 22.00 y domingos de 11.00 a 21.00. Puedes encontrar los eventos de cada mes y las firmas que van a participar en su página web.

¿Necesitas más motivos para visitar el Mercado de Motores en tu próxima visita a Madrid?

Calle Espíritu Santo, por Mundo Turístico

lugares-alternativos-madrid

Calle Espíritu Santo, en el barrio de Malasaña.

Madrid es una ciudad muy viva, abierta y encantadora. Por eso, uno de sus mayores atractivos turísticos es caminar por el centro de la ciudad.

Sin duda, uno de sus barrios más animados es Malasaña, rey de la noche y cada vez más también de día. Plagado de bares, restaurantes y tiendas, hay pocos sitios en la capital de España para disfrutar tanto de su ambiente. Y en este sentido, la Calle Espíritu Santo es otro referente.

No dejes de fijarte en todos los establecimientos, paredes y edificios; pero sobre todo, en la vida que se respira. Madrid se conoce y se investiga, pero sobre todo, se disfrute y vive.

Casa de Campo y Madrid Río, por Los Viajes de Eriel

lugares-alternativos-madrid

Lago de la Casa de Campo.

La Casa de Campo es el gran pulmón de Madrid, un oasis para runnes y para todos aquellos que buscan practicar un poco de deporte en la ciudad. Perderse por sus senderos, dar una vuelta alrededor del lago o cruzarlo en barca, son algunas de las actividades que podremos realizar en este parque de referencia para la ciudad de Madrid.

Tanta actividad suele abrir el apetito, lo mejor es que sin tener que movernos, vamos a poder disfrutar de una buena cervecita y algo de picoteo junto al lago. Os aseguramos que el olor que sale de estos restaurantes no es ni medio normal y os hará tener hambre en cuestión de minutos.

Si el tiempo acompaña, no podéis perderos una visita al Zoo de Madrid o bien optar por pasar una agradable y divertida tarde en el Parque de Atracciones. Si por el contrario preferís o buscáis una actividad más tranquila y con bonitas vistas de la ciudad, subiros al teleférico de Madrid.

Cerca de la Casa de Campo, nos encontramos con una de las obras que más dinero le ha costado a nuestra querida ciudad, pero sin duda ahora no nos la podemos imaginar sin ella, os hablamos de Madrid Río.

lugares-alternativos-madrid

Madrid Río.

Aquí también se pueden realizar muchas actividades al aire libre como salir a patinar, montar en bici o correr. Si os apetece innovar, se pueden contratar tours para recorrerlo en Seg-Way o alquilar un tándem y disfrutar de la experiencia en pareja, con la familia o amigos.

Si queréis ver un bonito atardecer, debéis subir a la terraza del Café del Río y disfrutar de las vistas sobre la Catedral de la Almudena. Si lo hacéis con un buen gin tonic en la mano, son más bonitas todavía y la famosa frase “De Madrid al Cielo” tendrá más sentido que nunca.

En Madrid los días suelen ser cálidos y soleados, por lo que los planes al aire libre son una opción perfecta para desconectar del ritmo frenético de la ciudad, si a ello le sumamos un poco de deporte y acabar tomando una buena cervecita con aperitivo, ya tenemos el plan perfecto.

El Museo Arqueológico Nacional, por ArqueoTrip

lugares-alternativos-madrid

Ídolos-placa de Granja de Céspedes en el Museo Arqueológico de Madrid.

En este museo siempre descubrimos cosas nuevas. Se ha convertido en un espacio fabuloso, aunque sea solo para darse un paseo y observar. Como todos los grandes museos, el MAN, como es conocido, expone también piezas que pasan desapercibidas y que nos cuentan increíbles historias ocurridas hace muchos, muchos años. Os contamos algunas…

  • La Momia guanche

En la primera planta del museo hay una pequeña sección dedicada a la arqueología de las Islas Canarias. Allí podéis observar una momia masculina perteneciente a la cultura guanche, en un excepcional estado de conservación, datada entre los siglos XI y XIII d.C. Pertenece a un hombre de rasgos negroides de entre 35 a 40. ​

  • Quartulus, el niño minero

En la sección de arqueología romana, en uno de los pasillos dedicados a la explotación minera en Hispania, os encontrareis con el recuerdo de Quartulus.  Se trata de una estela funeraria que si te detienes a observar no te va a dejar indiferente. Datada en el I d.C. representa a un niño vestido con túnica corta, lleva en su mano derecha un pico para extraer mineral y en su mano izquierda una cesta para transportarlo. En la inscripción se puede leer: “Quartulo, que vivió 4 años. Que la tierra te sea leve”

  • Ídolos-placa de Granja de Céspedes, otras creencias y religiones

En la plata baja del MAN, vais a encontrar unas magníficas vitrinas dedicadas al culto de las culturas del IV – II milenio a.C., vinculadas con el megalitismo. Estos ídolos placa son de la zona de Badajoz están realizados generalmente en pizarra. Presentan siempre silueta trapezoidal, recortada para representar la cabeza y los hombros. La decoración son hileras de triángulos, zigzags, rombos, bandas… Estéticamente son maravillosas, independientemente de su significado.

Pero esto solo es el principio, el museo cuenta miles de historias…

Las Murallas de Madrid, por Viajeros ¡Al blog!

lugares-alternativos-madrid

Restos de las murallas de Madrid.

«Fui sobre agua edificada, mis muros de fuego son». Madrid, capital de España. «Muy noble y muy leal» por Enrique IV en 1465, «villa imperial y coronada» por Carlos I en 1534, capital y sede de la corte en 1561 por Felipe II, y capital de «el imperio donde nunca se pone el sol» y primer imperio global de la historia de la Humanidad.

Del «Matrice» visigodo, al «Mayrit» árabe, pasando por el «Matrit» cristiano, y más allá de fundaciones mitológicas (llamada «Metragirta»), desde el Paleolítico existían asentamientos en el entorno, territorios encuadrados posteriormente en la Carpetania prerromana. Tras pasar a formar parte de la Hispania Romana, encontrando pequeños emplazamientos de población estable con villas y casas señoriales, llegamos hasta la época visigoda con muestras arqueológicas y restos de necrópolis.

«Oficialmente», hablamos de Muhammad I como fundador histórico de lo que hoy es Madrid a finales del s. IX como enclave militar levantando una fortaleza. Aquí ubicamos la muralla árabe o musulmana (siglos IX-XI); con una longitud de casi 1.000 metros, torres, foso, y tres puertas principales (de la Vega, de la Sagra, y Arco de Santa María).

La primitiva y original muralla fue posteriormente asimilada en gran parte por la muralla cristiana, siendo posible encontrar pocos restos, pero relevantes, en su antiguo trazado: Cuesta de la Vega, Calle Bailén, Plaza de Oriente, el futuro Museo de las Colecciones Reales…

Madrid fue reconquistada por Alfonso VI a finales del s. XI para la Corona de Castilla. Aquí ubicamos la muralla cristiana (siglos XI-XIII); con una longitud de más de 2.200 metros, torres, atalayas, fosos, y cuatro puertas principales (de Guadalajara, de Valnadú, de Moros y Cerrada).

Demolida casi en su totalidad en el s. XVI, aún podemos encontrar importantes restos repartidos en su antiguo trazado: Plaza de Puerta Cerrada, Calle de la Escalinata, Calle del Almendro, Cava Baja…

Sí, Madrid tuvo y tiene muralla defensivas (sin contar las Cercas del Arrabal, de Felipe II y de Felipe IV, de carácter fiscal y sanitario principalmente). ¿Las conocías?

Post Tags:
Redacción MadTB

info@madridtb.com

Asociación sin ánimo de lucro que nació en 2014 por iniciativa de un grupo de blogueros de viaje motivados por crear un punto de encuentro en el que sumar conocimientos y experiencias y con el objetivo de respaldar y potenciar nuestra presencia como comunicadores de viajes dentro del sector del turismo.

No Comments

Post a Comment