Top

14 destinos cerca de Madrid para este verano

Madrid Travel Bloggers / Actividades  / 14 destinos cerca de Madrid para este verano
10 Jun

14 destinos cerca de Madrid para este verano

Ahora que estamos a punto de pasar a la Fase 3 seguro que más de uno estáis deseando salir del centro de Madrid y empezar a explorar sus alrededores. Desde Madrid Travel Bloggers hemos recopilado 14 destinos cerca de Madrid para poder ir a pasar el día o incluso el fin de semana.

Las Barrancas de Burujón (Toledo) – por MiniOnTour

Barrancas de Burujón

Uno de nuestros sitios favoritos está a poco más de una hora de Madrid. Allí nos encontramos un paisaje espectacular, pulido con mimo por la erosión del agua y del viento durante los más de 25 millones de años que tardó en formarse. Te estamos hablando de las Barrancas de Burujón, también conocidas como el Cañón del Colorado español.

100 kilómetros separan la capital de esta maravilla de la naturaleza que se encuentra en la provincia de Toledo, así que a nosotros nos encanta perdernos por ellas cuando buscamos un plan para una escapada de un día. Además, las Barrancas de Burujón han conseguido pasar desapercibidas al turismo de masas, por ahora, por lo que tienen ese encanto de los lugares que puedes visitar prácticamente solo. ¡Y es gratis!

Una vez que llegas a las cárcavas hay varios miradores, con pasarelas accesibles adaptadas para personas con movilidad reducida, a los que podrás asomarte para disfrutar de este paisaje tan peculiar. Estas cárcavas ocupan una extensión de un kilómetro de longitud y en su punto más alto miden más de 100 metros. Su color rojizo es de lo más característico. Es así por el terreno arcilloso en el que se han ido formando.

Las Barrancas de Burujón son Monumento Natural desde el año 2010 y se han convertido en un pequeño paraíso para los amantes del turismo ornitológico. Al ser espacios de Especial Protección para las Aves (ZEPA) han encontrado refugio en ellas especies amenazadas como el halcón peregrino, el águila imperial ibérica, el búho real o el buitre negro.

¿A qué estás esperando para disfrutar de esta maravilla de paisaje? 

Ruta a la Laguna Grande de Gredos (Ávila) – por Vagamundos Viajeros

Laguna Negra de Gredos

Nuestra propuesta para una escapada fácil y próxima a Madrid es el Parque Regional de Gredos, en el sur de Ávila. Concretamente la excursión más conocida de esta zona, la que lleva hasta la Laguna Negra. Su fama es más que merecida porque, si bien durante toda la ruta disfrutas de vistas estupendas de las montañas, la meta final en la laguna, rodeada de escarpados picos, es la guinda del pastel.

Es además una caminata bastante asequible (prometemos que no somos expertos en trekking). Te permite atravesar el Circo Glaciar de Gredos, cuya panorámica es realmente espectacular, observar de cerca el Pico Almanzor, el más alto de la cordillera con sus casi 2.600 metros e incluso encontrarte con cabras montesas, como fue nuestro caso.

El camino arranca en la Plataforma de Gredos, a la que llegas por carretera desde un desvío cerca del municipio abulense de Hoyos del Espino. Puedes dejar el coche en el aparcamiento que hay allí y comenzar a andar. 

La ruta tiene una extensión total de casi 14 kilómetros y es lineal: debes hacer el mismo camino a la ida y a la vuelta. Te llevará unas 4 horas aproximadamente y no temas perderte, está bien señalizada (repetimos: no somos expertos montañeros).

Hicimos este trekking a finales de noviembre, con lo que el paisaje, ya de por sí bello, lucía espectacular cubierto por la blanca nieve. Esto nos dificultó un poco la ruta pero a la vez nos dejó imágenes increíbles para el recuerdo.

Una última recomendación. Tras la caminata te habrás ganado una buena comilona: en el restaurante El Rincón de Gredos la encontrarás (en la Carretera Venta del Obispo, a solo 20 minutos en coche de la Plataforma donde inicias y terminas la ruta).

Escalona (Toledo) – por Recuerdos de mi mochila

Castillo de Escalona

Escalona es un pueblito de Toledo, situado a poco más de 90 kilómetros desde Madrid, por lo que es perfecto para pasar el día. Fue conocido como la Corte de los Prodigios, ya que vivió una edad de oro gracias a los nobles que allí estuvieron en la Edad Media.

Recibe al visitante su impresionante castillo, ubicado en una colina a orillas del río Alberche y considerado de los más bonitos de la provincia. Inicialmente fue una fortaleza romana y después lo ocuparon los musulmanes; durante la reconquista en el siglo XI, se convirtió en fortaleza militar. Hoy en día queda bastante en pie, pero solo se puede ver el exterior por ser de propiedad privada.

Además del castillo, Escalona tiene más monumentos, como la plaza, la Torre del Agua, la iglesia de San Miguel Arcángel, el monasterio de la Santísima Encarnación o los arcos de San Miguel y San Ramón, antiguas puertas de acceso al recinto amurallado que fue en la época medieval.

Otra forma de conocer Escalona es a través de una ruta de pinturas callejeras: bonitos murales situados por las calles que hacen referencia a las costumbres e historia del lugar, al camino de Santiago, a la literatura, al cine…

Escalona fue lugar de nacimiento del infante Don Juan Manuel, el autor de El Conde Lucanor, y escenario de los últimos episodios del primer libro del Lazarillo de Tormes. Así, también hay una ruta de libros para conocer la relación del pueblo con estas y otras obras de la literatura española.

Para finalizar, se puede dar un paseo por el paseo fluvial del Alberche.

Y, por si todo esto fuera poco, Escalona es principio y fin de etapa del Camino de Santiago, pues se encuentra en la confluencia de dos ramales del mismo: el del Sureste, que llega desde Alicante y Murcia, y el de Levante, que llega desde Valencia.

Parque Arqueológico de Carranque (Toledo) – por El Tomavistas. Viajando fetén

Parque Arqueológico de Carranque

A 60 kilómetros de Madrid, en la provincia de Toledo, se encuentra uno de los conjuntos monumentales más importantes de la hispania romana, una villa de 1.700 años de antigüedad. Es lo que hoy se conoce como el Parque Arqueológico de Carranque.

Hay que remontarse a 1983, cuando un vecino del cercano pueblo de Carranque descubrió, de forma casual, los restos de un mosaico romano. A partir de este hecho, y tras años de excavaciones, se puso al descubierto un espectacular conjunto monumental de finales del Siglo IV.

En 1989 se declaró Bien de Interés Cultural, pero hubo que esperar a 2003 para que el yacimiento fuese declarado Parque Arqueológico y abriese sus puertas al público.

El Parque Arqueológico se divide en 4 zonas:

  • Centro de Interpretación, aquí podrás comprar las entradas para la visita y reservar las visitas guiadas. Además se proyectan audiovisuales muy interesantes. También hay una sala de exposiciones con objetos encontrados en el yacimiento.
  • Palatium o edificio Palacial, es un edificio civil de gran importancia. Mostraba la riqueza y el poder de su dueño. Con el paso del tiempo se convirtió en un espacio religioso.
  • Mausoleo, se cree que era un lugar de enterramiento de la familia.
  • Casa Materno, una casa de planta única decorada con grandes lujos y cuyos suelos estaban hechos de bellos mosaicos. La vivienda disponía de todos los detalles imaginables: calefacción, sauna, grandes estancias e incluso de una sala para la elaboración de vino y aceite. 

Como ves, este lugar es un destino ideal para una escapada cercana a Madrid, ideal para hacer con niños y además un lugar donde se puede aprender mucho sobre nuestra historia. 

No te lo pienses más y visita el Parque Arqueológico de Carranque.

Aranjuez (Madrid) – por Kris por el mundo

Palacio Real de Aranjuez

Aranjuez es una de las localidades más bonitas que se pueden visitar cerca de la ciudad de Madrid. Se puede llegar a ella en coche en poco más de 40 minutos, en autobús desde las estaciones de Legazpi o Méndez Álvaro e incluso en tren desde Sol, Chamartín o Atocha. Aunque no hay duda de que la forma más atractiva y singular de llegar hasta esta localidad madrileña es con «el tren de la fresa».  Este viaje se hace en un tren con antiguos coches de madera y durante el recorrido, azafatas vestidas de época sirven productos típicos de Aranjuez a los viajeros, entre los que por supuesto no faltan las fresas.

Una vez en Aranjuez hay que empezar a pasear, la mejor forma de conocer esta bonita localidad cercana a la capital española. Entre los lugares que ver en Aranjuez hay jardines, fuentes y palacios. Merece la pena dedicar al menos un día a esta bonita localidad y de ese modo, además de descubrir los famosos Jardines del Parterre o el Palacio Real, tener tiempo para pasear por el Jardín del Príncipe o curiosear en el Museo de Falúas. Sin olvidarse de dar un paseo hasta la Iglesia de San Antonio con su planta circular y gran bóveda.

Llegada la hora de comer, nada mejor para llevarse a la boca que los productos de la huertas que rodean Aranjuez. Espárragos y coles hacen competencia a las famosas fresas con nata que ofrecen tanto en restaurantes como en los pequeños puestos cerca del Tajo o de los jardines.

Patones (Madrid) – por Pasaporte Nómada

Patones

Encaramado sobre la cordillera muy próximo al embalse del Atazar, se encuentra este hermoso pueblecito de arquitectura negra considerado por mí, como uno de los más bellos de la sierra norte de la Comunidad de Madrid.

El paso del tiempo parece haberse detenido en esta pequeña aldea, donde paseando entre empinadas pendientes, estrechos callejones de piedra y casitas de pizarra oscura, lograremos trasladar nuestra imaginación a los tiempos pasados de la época medieval. En Patones, resultará sorprendente imaginar que nos encontremos a tan solo un paseo de la capital.

Y es que las 20 personas que habitan el pueblo durante todo el año, han sabido modernizar su entorno con hoteles rurales para descansar, sin despreciar el patrimonio que caracteriza a la aldea como legado de tiempos pasados. Desde los hallazgos prehistóricos y sus refugios usados como cabaña para los pastores, hasta remotas leyendas donde incluso se le atribuyó la existencia de un rey.

Como no podía ser de otro modo también hay una iglesia de piedra, además de la ermita cuyos orígenes datan del siglo XII. Sin embargo Patones es mucho más, pues el maravilloso entorno natural donde se sitúa, nos permitirá disfrutar de sus hermosas colinas de pizarra y los bosques de pinos de alrededor. Ello, sin olvidar las inolvidables vistas hacia la sierra que nos brinda durante el invierno, con algunos paisajes nevados y hermosas imágenes de postal.

Hayedo de Tejera Negra (Guadalajara) – por Los viajes de Eriel

Hayedo de Tejera Negra

Resulta que El último Hayedo al sur de Europa queda a dos horas de la ciudad de Madrid, lo que lo convierte en un plan de fin de semana realmente fabuloso.

Visitar el Hayedo es un buen plan en cualquier época del año, pero también es verdad que es durante los meses de otoño cuando más bonito se pone. Este Hayedo se cubre con colores naranjas, marrones, amarillos y hasta rojos, convirtiéndose en todo un reclamo para amantes de la fotografía, del senderismo y familias que van a pasar un día en el campo.

En el Hayedo se pueden realizar dos caminatas, podéis hacer la “Senda de Carretas” o la “Senda del Robledal”. La segunda son 17 kilómetros de marcha e incluye la senda de Carretas, además no hay que pedir permiso para realizarla.

En cambio para la “Senda de Carretas” hay que pedir permiso y reservar con antelación. El precio son 4€ por vehículo y permite entrar con el coche hasta el parking que hay al inicio del camino. Al hacer parte del trayecto con el coche, se llega descansado al Hayedo y si sois madrugadores, a lo mejor podéis disfrutarlo un rato vosotros solos.

La senda de carretas son solamente 6 kilómetros, el camino es sencillo y salvo una cuesta que es un poco empinada, el resto de la travesía se hace muy cómodamente.

Nosotros fuimos en octubre de 2019, esperábamos verlo ya con los colores del otoño pero no tuvimos tanta suerte. No obstante disfrutamos fotografiando el paisaje y las setas de colores tan curiosas que nos encontrábamos a nuestro paso.

Definitivamente es una escapada que recomendamos hacer, porque que queda muy cerca de Madrid y es una opción estupenda para disfrutar de la naturaleza y desconectar de la ciudad

Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial (Madrid) – por Viajeros al Blog

Monasterio de San Lorenzo de El Escorial

Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1984, el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial es el mayor y más importante ejemplo del Renacimiento español, y «Octava Maravilla del Mundo» debido a su ingente tamaño, su multifuncionalidad, y su increíble valor simbólico, histórico, artístico y cultural. El centro del mundo conocido para el monarca más poderoso de su época.

Felipe II; rey renacentista y humanista, amante del arte y el conocimiento, convirtió Madrid en capital de España en 1561 y promovió la construcción del Monasterio para, entre otras razones, conmemorar su victoria en la Batalla de San Quintín (día de San Lorenzo), y crear un panteón familiar y dinástico.

Comenzado por Juan Bautista de Toledo en 1563 y finalizado por su discípulo Juan de Herrera en 1584, en un proyecto final muy diferente del original con planta en forma de «parrilla» (en la que fue martirizado en Roma el citado santo), y donde se considera que se utilizó como idea de proyecto la información existente del modelo arquitectónico (y simbólico) del Templo de Salomón.

Ejemplo de simetría en formas y proporciones, sobrio, austero, lineal, reflejando el rigor y la integración del orden… Al igual que muestra de jerarquía, monarquía, religión, cultura, ciencia, filosofía, pensamiento y poder. Una evolución arquitectónica del Medievo al Renacimiento (con poco plateresco y manierismo), pasando al clasicismo, y creando un estilo renacentista propio español y característico de Madrid, como es el estilo herreriano.

Del increíble complejo podemos destacar; Los Palacios Reales (austero y monumental el de los Austrias, decorado y profuso el de los Borbones), la Basílica (centro del complejo, se accede por el Patio de los Reyes), el Panteón/Cripta (lugar de sepultura de los Reyes de España), el Monasterio/Convento (ocupado por monjes de la Orden de San Agustín), la Biblioteca (una maravilla con más de 40.000 volúmenes de incalculable valor), la Sala de Batallas (con frescos de batallas ganadas por España), o los Jardines de los Frailes (concebido tanto para el disfrute y descanso, como espacio de cultivo).

Segóbriga y las Minas del Lapis Specularis, el Imperio Romano en Cuenca – por Aire Nómada

Segóbriga a vista de dron

Desde Airenomada os proponemos seguir los pasos de Plinio el Viejo hasta llegar a los restos de la ciudad romana de Segóbriga y las Minas del Lapis Specularis, donde se extraía el conocido como “cristal de Hispania”, sin duda, una escapada perfecta para hacer en un día desde Madrid.

Segóbriga, levantada sobre el Cerro “Cabeza del Griego”, se encuentra en el término municipal de Saelices, en la salida 104 de la A-3. Visitar sus ruinas nos transporta al desarrollo urbano y social de la meseta durante la época romana, en especial en los Sg. I y II a.C. Durante ese periodo, Segóbriga alcanzó su máximo esplendor gracias a la explotación del Lapis Specularis, un mineral muy apreciado por Roma que se extraía e importaba, como el mismo Plinio dejó constancia en su obra Naturalis Historia, para usarlo como “cristal” en las casas de las familias adineradas de Roma y Pompeya, incluso se han encontrado restos en el Circo Máximo.

La visita a Segóbriga comienza en el centro de interpretación, donde podremos ver un documental sobre la ciudad, los proyectos y excavaciones llevados a cabo desde 1888  así como recorrer los pasillos de su museo con algunas piezas de cerámica, bustos y mosaicos encontrados en la zona. Ya en el exterior, continuaremos por la parte extramuros donde se sitúan los restos del Acueducto y la Necrópolis, hasta llegar a la Puerta Monumental y los restos de las Murallas que dan acceso a la ciudad. Una vez dentro, mientras paseamos por el Anfiteatro, las Termas o propio Teatro, construido del año 78 d.C, seremos testigos de la potencia económica y cultural que tuvo Segóbriga en un Imperio que también se construyó desde la Meseta Manchega.

Para completar el día podemos acercarnos hasta la Monumental localidad de Huete, repleta de palacios, casonas e iglesias, para conocer las Cuevas del Sanabrio, lugar donde se extraía el Lapis Specularis que tanta importancia dio a la zona. Esta visita se realiza de forma guiada y podremos visitar tanto una “cata” (prospección de prueba) como la propia mina donde se extraía el Lapis.

Chinchón (Madrid) – por La vida son dos viajes

Mirador junto a la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, Chinchón

Una de las cosas que más me gustan de Madrid es que combina patrimonio cultural y riqueza natural. En el centro de la ciudad tienes el bullicio, las terrazas repletas de gente tomando el aperitivo y planes culturales para todos los gustos. Si buscas tranquilidad, la Sierra de Madrid ofrece rutas senderistas maravillosas donde evadirte de la rutina. Y lo mejor es el encanto de los pueblos de los alrededores, que se encuentran a una distancia asequible del centro y esconden grandes joyas arquitectónicas. Pero no solo eso. Si, como yo, disfrutas comiendo platos caseros como los cocinaría tu familia, te espera una visita redonda.

Mi escapada a Chinchón prometía y no defraudó. Es uno de los pueblos más bonitos de España y la cuarta maravilla de la Comunidad de Madrid, solo por detrás del Monasterio de El Escorial, el Palacio Real y la Universidad de Alcalá de Henares. Chinchón es uno de esos lugares que te transportan a épocas pasadas. Calles empedradas, plazas medievales soportaladas, balcones de madera y casas tradicionales blancas salpicadas en perfecta armonía. Aquí el estrés ni se conoce ni se le espera.

Entre los lugares más emblemáticos de Chinchón, me quedo con su Plaza Mayor, la Torre del Reloj y la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, donde puedes ver en el altar mayor el famoso cuadro “Asunción de la Virgen”, de Francisco de Goya. Justo enfrente de la iglesia hay un mirador con unas vistas alucinantes del pueblo.

También te recomiendo visitar el Castillo de los Condes, el Teatro Lope de Vega, el Convento de las Clarisas para probar sus deliciosas rosquillas y el Parador de Turismo, donde puedes desayunar en el claustro mientras disfrutas de un entorno privilegiado. ¿A qué esperas para conocer Chinchón? Apuesto a que querrás volver.

Manzanares (Ciudad Real) – por Gastasuelas

Museo de Manuel Piña, Manzanares

Si te gustan el queso, el vino, la moda, la historia y dormir en castillos, tienes suerte. Porque en la localidad manchega de Manzanares vas a poder disfrutar de todos estos pequeños caprichos terrenales.

Manzanares tiene la fortuna de acoger entre sus edificios más singulares e históricos interesantes espacios en los que disfrutar de entretenidas, diferentes e interesantes experiencias turísticas.

En una de sus tradicionales casas solariegas encontramos su Museo del Queso. En él se muestra la historia y evolución de este producto con Denominación de Origen, reconocido mundialmente, ofreciendo la posibilidad vivir una pequeña experiencia gastronómica a través de una cata de buen queso y buen vino manchegos. Si eres muy fan del queso, en el municipio hay fábricas y tiendas en las que poder comprar un buen souvenir de leche de oveja.

En las cuevas de otra antigua casa solariega podemos descubrir el Museo de Manuel Piña. Nacido en Manzanares, Manuel Piña fue uno de los diseñadores españoles de moda  de más prestigio internacional y referente durante la Movida Madrileña en los años 80. Sus atrevidos diseños llegaron a verse en Nueva York y ahora se exponen ahora con tanto cariño como esmero en su pueblo. Dando así lugar a una de las mejores muestras de este vanguardista diseñador, fundador de la Pasarela Cibeles y precursor de la Marca España.

Y para completar esta singular experiencia manchega, tras un paseo por la localidad,  podemos culminar la visita durmiendo de uno de los edificios históricos de Manzanares, el Castillo de Pilas Bonas. Una fortaleza del siglo XIII, reconocida como de interés Histórico-Artístico, que se ha reconvertido en hotel.

Todo ello a dos horas de Madrid en coche y perfectamente comunicado a través de la Autovía A-4.

Pueblos Negros de Guadalajara – por Palabras de viaje

El Espinar, uno de los Pueblos Negros de Guadalajara

Vivir en Madrid implica que a veces necesites salir del bullicio de la ciudad y evadirte en la naturaleza y en los pueblos solitarios donde el silencio es lo único que se escucha. Escaparte a los pueblos negros de Guadalajara es una buena forma de conseguirlo: aunque hay “bastante” turismo, aún es posible pasear por sus estrechos callejones empedrados sintiendo que eres el único habitante del lugar.

A unos 100 kilómetros de Madrid, puedes plantearte ir y volver en el día, pero te recomiendo que al menos pases una noche en alguna de las casas rurales que hay en la zona.

En la primera jornada puedes visitar los pueblos más populares y representativos: Campillejo, El Espinar, Campillo de Ranas, Roblelacasa y Majaelrayo. Con un vistazo comprenderás porqué se llaman pueblos negros: sus viviendas están construidas con pizarra y piedras oscuras. Aunque esto podría dar una sensación de tristeza, nada más lejos de la realidad: los colores de la naturaleza campan a sus anchas y sus luces contrastan con la oscuridad de las construcciones del hombre que, por suerte, respetan aún los materiales de hace décadas. Yo visité la zona en otoño y creo que es una de las épocas más bonitas, con las distintas tonalidades de marrón y rojo que tiñen los bosques.

Durante la segunda jornada, puedes ir a Valverde de los Arroyos y hacer una ruta sencilla de senderismo hasta la Chorrera de Despeñalagua. No te vayas sin conocer Umbralejo: un pueblo abandonado desde los años 70 que en la actualidad se usa para actividades de recuperación de la zona con niños y jóvenes.  

Encontrar alojamiento no es fácil, pero te recomiendo que evites los principales pueblos y optes por alguno de los alrededores: será más barato y verás la realidad de una localidad en la que los vecinos no llegan a la decena. Un último consejo: reserva con antelación en los restaurantes. Hay muy pocos y tendrás problemas para encontrar mesa. 

Sigüenza (Guadalajara) – por Un blog de Palo

Catedral de Sigüenza

Existen pocos pueblos en la geografía española que atesoren más monumentalidad y estilos artísticos que Sigüenza. Este municipio de la provincia de Guadalajara es, para mí, una de las mejores escapadas de fin de semana que se pueden hacer desde Madrid a unos 100 kilómetros a la redonda.

Aunque los orígenes de Sigüenza se remontan según el mismísimo Plinio a la época romana, es a partir de la época de la Reconquista, cuando empieza a tomar una verdadera importancia histórica. De aquel momento todavía se conserva uno de los lugares de más interés para el viajero que se acerque a Sigüenza, su castillo. Además de poder visitarlo puedes dormir como una reina en él, porque pertenece a la red de Paradores españoles. Por supuesto, este castillo, como buen edificio medieval, cuenta con leyendas e historias que hacen de él un lugar irresistible.

Tras la reconquista, Sigüenza empieza a dinamizarse como sede episcopal y se construye una magnífica catedral, en la que está enterrado el mismísimo Doncel de Sigüenza. Don Martín Vázquez de Arce, el Doncel, es conocido por la excelente escultura que decora su sepulcro, una de las obras maestras de la escultura gótica en España.  Pero esta catedral sorprende y mucho, su sobrio exterior, con dos grandes torres flanqueando la fachada, contrasta con algunas de las salas interiores. La Sacristía, también conocida como “Sala de las Cabezas” es un auténtico y maravilloso repertorio de iconografía renacentista que te dejará con la boca abierta.

Prácticamente todo es arte en esta pequeña ciudad medieval, desde su castillo Parador, pasando sus iglesias, de Santiago o San Vicente, sus murallas y puertas, su plaza Mayor renacentista con palacios del siglo XVI, hasta llegar al original barrio de San Roque, un buen ejemplo de arquitectura neoclásica de final del siglo XVIII. Pero en Sigüenza, además de recorrer sus calles y descubrir su arquitectura, el viajero encontrará un pueblo con una gastronomía increíble. No te pierdas el bar Alameda, las mejores tapas de Sigüenza para probar platos tradicionales de la zona y algunos otros de vanguardia.

Rascafría (Madrid) – por I am a passenger

Alrededores de Rascafría

Con la llegada del buen tiempo, la mayoría de nosotros necesitamos un poco de desconexión en plena naturaleza, lejos del estrés de la ciudad, así que hoy quiero recomendaros un destino perfecto para pasar uno o dos días lejos de la ciudad. 

Sin necesidad de salir de la Comunidad de Madrid, nos dirigimos al norte de la capital para adentramos en el Valle del Lozoya, cuya localidad más importante es Rascafría, desde donde puedes visitar los principales lugares de interés de esta zona, como el Monasterio de Santa María del Paular, el Puente del Perdón, el Bosque Finlandés o Las Cascadas del Purgatorio.

Esta zona es perfecta para visitar en cualquier época del año, pero mi recomendación es que evites el invierno, ya que hace mucho frío, y yo no pude visitar las Cascadas del Purgatorio porque es un trayecto bastante incómodo para hacer en invierno… Si tienes opción, aprovecha para ir en otoño, ya que en esa época el Bosque Finlandés adquiere unos colores preciosos y la temperatura aún es agradable.

Si vas a visitar esta zona y te gusta la carne, te recomiendo que reserves para comer en El Boliche, en Alameda del Valle, un restaurante de carnes a la brasa y cocina argentina ubicado en una antigua fragua. Eso sí, prepárate para salir de allí lleno, así que planifica la tarde para poder dar un paseo tranquilo por la zona… ¿Qué te parece acercarte a las Presillas de Rascafría para caminar un poco?

Si tienes tiempo de sobra, a pocos minutos de Rascafría en coche se encuentra Peñalara y, si quieres ir aún más lejos, puedes conducir algo más de 1 hora hasta la Pedriza, una de las mejores zonas de Madrid para pasar un día en contacto con la naturaleza.

Redacción MadTB

info@madridtb.com

Asociación sin ánimo de lucro que nació en 2014 por iniciativa de un grupo de blogueros de viaje motivados por crear un punto de encuentro en el que sumar conocimientos y experiencias y con el objetivo de respaldar y potenciar nuestra presencia como comunicadores de viajes dentro del sector del turismo.

Post a Comment